María y Cristian, predestinados al ‘sí, quiero’

Esta joven pareja, natural de la localidad onubense de Lepe, se conocían de vista aunque nunca habían intercambiado palabra. No cruzarían sus caminos hasta hace cinco años, cuando Cristian dio el primer paso. Pero no era suficiente, así que, aprovechando una fecha muy especial en el calendario de María, su cumpleaños, Cristian la invitó a cenar. Lo tenía claro, no sería una cena más. María era la mujer con la que quería compartir todos los días, así que se armó de valor, compró una «sortija con un diamante» y se la entregó durante la velada. Firmaban así su amor y compromiso.

boda-viva-los-novios-MariaCristian

Llegó el gran día

Dos años después, el 1 de septiembre de 2018, se unían en matrimonio en la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, frente a la Virgen de la Bella, patrona de su localidad natal. El posterior banquete tuvo lugar en la Hacienda Montija, los novios comentan: «siempre tuvimos claro que celebraríamos nuestra boda allí». Deleitaron a sus invitados con una cena servida por el propio catering de la Hacienda y amenizaron el cóctel con el grupo cubano, D´Akokan. «Acertamos totalmente. Animó muchísimo y nos hartamos de bailar. No queríamos una recepción aburrida», afirman nuestros protagonistas. Al mismo tiempo, dispusieron del servicio de photomaton de App Eventos por el que todos los invitados iban pasando para tomarse una foto, que más tarde les sería entregada en un cuadro personalizado como recuerdo del día de su boda. Todos quedaron fascinados con el obsequio. ¡Sin duda, un original detalle!

Para la barra libre contaron con los servicios de Alosonido. «No pudimos pasarlo mejor», rememoran los novios. Además sorprendieron a sus invitados con un espectacular baile compuesto por un popurrí de canciones salseras que habían preparado en la Escuela de baile María Dance.

novios-boda-Lepe-MariaCristian

Tocado para ella y estampado para él, protagonistas

El vestido de novia, de líneas puras y sencillo confeccionado en crepé de seda con aplicaciones de flores tridimensionales en los hombros, lo firmó Colour Nude. El corte del vestido estaba condicionado por la tiara, de la firma M de Paulet, con el que lo acompañaría, puesto que María tenía decidido este tocado antes de encontrar su vestido, tal como ella misma manifiesta: «una tiara de plumas en color rosa nude. Lo vi en fotos y me enamoré, tuve claro desde el principio que quería llevarlo el día de mi boda, porque me representa totalmente, es muy yo. Así que ni lo dudé, fui a Madrid a probármelo. Allí me terminé de enamorar y encargué que me lo hicieran».

novia-Aleli-vestido-tocado-MariaCristian

Además, completó su estilismo con unos stilettos diseño de Lolita Blu y de tono similar al tocado. Las joyas con las que terminó el conjunto fueron el anillo de pedida y una pulsera muy especial que le regaló su abuela años atrás; pues era una forma de tenerla presente en un día tan importante. Encomendó su peinado a Fran Cruz; mientras que de la realización del maquillaje se encargó Nadia, propietaria del estudio de maquillaje Promua. El ramo de novia fue elaborado por la floristería local, Flor de Ángel.

ramo-novia-Aleli-MariaCristian

Por su parte, Ramón Sanjurjo confeccionó el chaqué que lució Cristian a través del punto de venta Gacos. Se trató de un traje de tres piezas combinado; la levita en color negro y los pantalones y el chaleco con estampado de cuadros. Los zapatos eran un diseño exclusivo de la misma firma a juego con los tejidos y colores del traje. Complementó el look con una cadena con la inicial de María que pendía en el chaleco.

novio-chaque-estampado-MariaCristian

Fueron acompañados por un cortejo de pajes cuyos trajes de lino fueron adquiridos en un comercio local de moda infantil y se desplazaron a la iglesia en un modelo antiguo de Volkswagen, el escarabajo, en color granate que contrataron a la empresa sevillana de alquileres de vehículos escarabajobodas.

Y como los eventos no sólo se viven al disfrutarlos, contrataron a Marta VT para captar los recuerdos fotográficos acompañados de las imágenes audiovisuales filmadas por Adrián Toscano. A estas instantáneas se sumaron las de su post-boda en Dublín, pues María reconoce que es una apasionada de las bodas de invierno y así «me quité la espinita, ya que la boda no pudimos hacerla en dicha estación».

Imágenes: Marta VT

Comentarios en

  1. Pepi, muchísimas gracias por el comentario que nos has dejado. Como bien dices, una boda cargada de detalles y momentos emotivos. Ha sido un placer poder compartirla. A María y Cristian le deseamos toda la felicidad del mundo. Un saludo.

  2. Hijos me habeis emocionado leyendo este comentario y he retrocedido recordando ese día tan bonito y especial, cada detalle digno de admirar, cada momento digno de recordar,por ese gran encuentro con cada persona que asistieron, todo un sueño propio de reconocer, todo espectacular, todo tan grande por cada detalles y todo tan de sorprender, tan bonito y cuantas emociones, cuantas lágrimas de felicidad, me encantó….vivimos un sueño hecho realidad, cuantas inprovisaciones que nos sorprendieron…dar las gracias por esos momentos de felicidad, cristian y maria, decir que este sueño hecho realidad ha sido el primer eslabón de vuestra cadena de la vida y que ella os llene de tantas cosas bonitas y de grandes sueños que se vuelvan realidad, de cada día sea mas bonito y real, os deseo lo mejor de lo mejor
    Felicidades en esa andadura de la vida, en ese caminar….os quiero que
    Todo sea amor y felicidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *