María José y Marco, cultura de la tradición

María José y Marco contrajeron matrimonio en la Catedral de Sevilla, un lugar especial para la novia pues allí hizo la confirmación años atrás. Fue una boda de mañana en la que la fecha tampoco quedó al azar. “Me casé el día del cumpleaños de mi madre. De hecho, quería ese año y esa fecha concreta para que coincidiera”, comenta María José.

boda-Catedral-Sevilla-MJoseMarco

Hasta el último detalle

La Hacienda los Ángeles acogió el banquete, servido por Dávila. La pareja se muestra encantada con la experiencia y aseguran que repetirían con ellos. Para el transporte, se decantaron por un Citroën 11 ligero. “Muy clásico y antiguo, en dos colores: beige y negro. En cuanto lo vimos nos imaginamos montados en él. Nos encantó”, señalan nuestros protagonistas.

boda-coche-clasico-Citroen-MJoseMarco

Durante la celebración, se sucedieron los momentos emotivos. María José nos cuenta cómo “mis sobrinos nos leyeron una carta preciosa, un resumen de sus vivencias con nosotros en el que lloramos todos porque fue realmente bonita”. Sus sobrinas pequeñas, además, prepararon una canción que interpretaron en el mismo salón. A su madre, que cumplía años, le entregaron una tarta y un cuadro de todos sus nietos.

También hubo regalos para el resto de invitados: amigos testigos de la boda, hermanos, cuñados, sobrinos, padres, etc. Por su parte, Marco recibió una pala de remo con una fotografía, ya que dedicó mucho tiempo a este deporte.

boda-novios-remos-Sevilla-MJoseMarco

Daniel Rizo se encargó de amenizar la fiesta y de pinchar el tema más especial de la noche: Despacito en versión bachata, con el que los novios se lucieron ante familiares y amigos.

“Fue una boda llena de detalles”, rememora María José. Para no dejar escapar ninguno de ellos, contaron para la fotografía y el vídeo con Mary Guillén, de quien destaca su profesionalidad y la gran ayuda que les dispensó en todo momento. “Fue una gran elección”, concluye.

novia-amigas-boda-mantillas-MJoseMarco

Doble outfit

Con peluquería y maquillaje de Antonio Ortega Rodríguez, María José usó dos vestidos durante el gran día; el primero, para la ceremonia y el banquete y, el segundo, durante el baile y la barra libre. Lució su anillo de pedida y unos pendientes regalo de una buena amiga. Los zapatos fueron de Paco Rodríguez. “Elegantes, rosa dorado, como yo siempre había pensado comprarlos”, explica la novia. El ramo, por último, estuvo diseñado por Cartamo Flores.

Marco optó por chaqué en color azulina y zapatos de Álvaro Moreno. Además, complementó su look con unos tirantes y dos corbatas, las cuales cambió también para el baile.

novios-Sevilla-ideas-MJoseMarco

Una boda fraguada en París

Tras más de tres años como pareja, Marco sorprendió a María José con una pedida de mano en la capital francesa. Un sábado, muy temprano, él le pidió que hiciera la maleta. “Sólo me dijo que echara ropa de abrigo. Yo no quería ir a ningún sitio porque estaba agotada esa semana. Él insistió y yo, enfadada, preparé el equipaje”, relata la novia. María José prosigue: “no me decía nada, ni con quién me iba o si me iría sola. Nos recogió un Cabify y nos llevó al aeropuerto”.

Allí descubrió que el destino sería París. En un viaje inolvidable, Marco le pidió matrimonio en hora punta bajo la torre Eiffel, con las luces del monumento lanzando destellos. “Lloré como una niña pequeña. Fue una pedida increíble e inmejorable”, comenta. Más tarde, ella le daría una cena sorpresa en el que le regalaría un reloj.

boda-Sevilla-brindis-MJoseMarco

 

Imágenes: Mary Guillén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *