Isabel y Roberto, el significado del color rosa

Tras 12 años de noviazgo y aprovechando el testigo de la boda del primo de Isabel en la ciudad de la Alhambra, Roberto se animó a pedirle la mano a Isabel en el Paseo de los Tristes. El novio hizo así honor al dicho de una boda sale otra boda. «Fue algo mágico, porque jamás pensé que pudiese ser allí y es que él un día me dijo que sería cuando menos me lo esperase. Y así fue», rememora Isabel.

boda-novios-ideas-IsabelRoberto

Intimismo y recuerdo

La ceremonia tuvo lugar en la Parroquia Castrense de la ciudad de Melilla, de donde son naturales los novios. «Una iglesia muy chiquitita, acogedora, preciosa, que nada más verla te roba el corazón. Nos casamos allí porque queríamos sentirnos arropados», comenta Isabel. El posterior banquete se celebró en el Hotel Tryp Melilla Puerto deleitando a sus invitados con un almuerzo servido por el catering del propio hotel. El dj, Sami Mix, fue el encargo de poner el toque musical y amenizar la fiesta. Para su primer baile como marido y mujer eligieron la canción de Pedacitos de ti de Antonio Orozco.

El look de la novia no dejó indiferente a nadie, y es que Isabel lució dos vestidos. Para la ceremonia religiosa confió en la firma Pronovias: «un vestido sencillo, elegante y discreto; siempre menos, es más». Mientras que para la fiesta nupcial deseaba algo desenfadado y cómodo que le permitiese disfrutar al máximo, así que recurrió a Broken Basics para que le confeccionasen una bata a medida con un matiz muy especial, el color rosa para, de este modo, tener presentes a su madre y a su suegra.

zapatos-novia-ideas-IsabelRoberto

Apostó por la firma Uniqshoes para sus zapatos, como no podía de ser de otra manera, también en color rosa y que personalizó con un timbrado con sus nombres, la fecha y el lugar del enlace. Como joyas portó tres elementos cargados de simbolismo. Por un lado, unos pendientes que aún conservaban la esencia de su madre, pues habían estado guardados esperando el gran día. Por otro, el anillo que Roberto le regaló con motivo de su compromiso. Y, finalmente, una preciosa tiara de Marucca, que también se sumó al rosa y que «María realizó con tanto cariño y corazón», en palabras de la novia.

La peluquería Margar se encargó de su estilismo. El ramo, que fue obra de Raquel Artejo y Floristería Ángela, también tenía un significado especial pues incluía una medalla con los nombres de su madre y su suegra.

Un canto al vino
Por su parte, Roberto confió su traje a la firma Fuentecapala, un chaqué de corte inglés, confeccionado en algodón. «Era lo más ideal para mí, por su tejido, corte y también porque me había sentido cómodo», nos cuenta Roberto. Acompañó su traje con camisa, corbata, tirantes y gemelos de Hugo Boss, mientras que para los zapatos se decantó por Tronisco. Como complementos, usó una cadena con un Cristo regalo de su Primera Comunión y un reloj cuya inscripción hacía mención a quienes se lo habían regalado, su familia.

inspiracion-boda-novios-IsabelRoberto

Ambos se trasladaron a la iglesia en sendos vehículos Mercedes antiguos y estuvieron escoltados por un cortejo nupcial engalanados para la ocasión por Marta Ussía.

Los novios no querían dejar nada a la improvisación, así que recurrieron a Rocío Guevara para la coordinación del evento, que estuvo inspirado en la temática del vino. La artista Marta Ruiz se encargó de pintar las acuarelas que identificaban las mesas de los invitados; cada acuarela se correspondía con un tipo de uva. Además el seating plan y los detalles de los invitados también abordaron la temática vinícola.

Para inmortalizar el gran día recurrieron a Miguel Soria para el reportaje fotográfico y a Melifilm para el reportaje audiovisual, para quienes los novios también tienen palabras de elogio «por su profesionalidad, amabilidad y cercanía; siempre serán nuestra mejor elección».

novios-boda-IsabelRoberto

Imágenes: Miguel Soria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *